El mundo digital

Parecía que el mercado editorial de los libros, así como de las revistas se iba a derrumbar por la aparición de los e-book y de las revistas digitales. Pero claro, nada más lejos de esta catástrofe y lo que ha ido sucediéndose a lo largo de este último lustro es un traspaso de plataformas donde el mercado del libro libre sus batallas comerciales y de público. Y en esta transformación, sorprendentemente, asistimos a que ahora el digital y el tradicional (por así decirlo), conviven y se compenetran.

 

Diferente es el caso de los periódicos. Aunque siguen existiendo los tradicionales en papel, así como sigue habiendo gente que los compre, el digital, en este caso, adquiere un rol trascendental. Y es que las noticias cambian tan rápido, que la única forma de estar siempre actualizados es a través de Internet. Por esta razón, la mayoría de los periódicos han abierto plataformas digitales. Algunos, han decidido simplemente dedicarse al digital, antes que al papel. ¿Un ejemplo? http://elmunicipio.es/

 

La razón no es otra que el uso de las nuevas tecnologías, el aplastante escenario digital donde todo se mueve y la imparable voracidad del Web, donde los lectores son internautas a su vez. Este cambio paulatino y ascendente ha afectado a todas las actividades y sectores, de manera que las editoriales ya llevan años trasladando sus estrategias y adaptándose a la mutación de su negocio.

 

Eso sí, es muy fácil crear una plataforma digital para compartir noticias, por lo que hoy en día cualquiera puede tener su propio periódico. Otra cosa es que el nuestro tenga autoridad y que muchos lo consideren algo parecido a una “guía”. Es el caso del periódico que acabamos de mencionar. Sin embargo, muchos otros comparten noticias falsas o alteradas, por lo que hay que tener cuidado, porque en Internet podemos encontrar tanto informaciones buenas, como muy malas.

mundo digital

Autores escritores, editores y comerciantes y lectores, van viendo cómo su escenario va evolucionando hacia el entorno virtual, sin que nada pueda sujetar este dato. Fundamentalmente porque todos los internautas son consumidores y todos los consumidores están en la red, paradigma elevado a categoría de ley para todo sector existente.

 

Y así, los agentes que más y mejor salen beneficiados, cada uno en diversa proporción, son los escritores (incluyendo los redactores en algunos casos) y los lectores. La explicación está en que todo está en la red, y aunque puede comprarse online (en el caso de los libros), también puede leerse online. Las plataformas digitales han generado una manera gratuita y rapidísima de leer e informarse.